Otra de ángeles

Por asociación con el párrafo de mi entrada anterior “los ángeles juegan a bolos” me he acordado de aquel buen Ángel de la Guarda que velaba nuestros pasos infantiles.

Se representaba al Ángel extendiendo sus brazos protectores para que los niños no cayeran al abismo. Lo que no sé es si el Ángel protegía a los niños de un peligro real o era más bien de los abismos del infierno de los que nos libraban, pues se decía que allí caeríamos si pecábamos.Insisto una vez más en que a los 5 años no teníamos ni remota idea de qué era “el Pecado”

0301

De niñas nuestra gran ilusión era que nos disfrazaran de ángeles, bien en las procesiones del mes de Mayo o bien en las actuaciones que llamábamos “comedias”.

85886714_large_Angels_Garden_Prayer_Quilt_Fabric

Nos colgaban 2 alerones de la espalda, de plumas de las de verdad o de imitación en papel y una vez juntas las manos en actitud de oración ya eramos un ángeles perfectos.

Fotos Familia-Ajuar Portatil 002

Así que estas eran nuestras expectativas en cuestión de trajes: vestirse de ángel y lucir un traje blanco de Primera Comunión.

escanear0001

Luego ya cuando nos hicieron estudiar Historia Sagrada y Catecismo nos contaban historias de ángeles buenos y malos, ángeles rebeldes, de Luzbel, el peor de todos, el Demonio y ya ni con la protección del buen ángel podías dormirte pues ya en tu cabeza junto a la imagen de Luzbel se había metido la aterradora idea de que los castigos del infierno eran infinitos, para siempre, siempre, siempre

catecismo2_0.

San Miguel Arcángel[1]_thumb[2]

El infinito nos atormentaba sobre todo si había que pasarlo en las marmitas hirvientes del Infierno.

Cuentos¡ Menudos cuentos¡ Cuánto cuento¡

scale.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *