Maite y la Música

RADIO TELEFUNKEN

En la calle Olite también se produjeron mis primeros contactos con el mundo de la música. Allí, en la cocina “reinaba” la Telefunken y era habitual que a lo largo del día se sucedieran los programas de “”Canciones dedicadas”. Es decir, entre la publicidad de Okal es un producto sin igual o la de Cola Cao desayuno y merienda, intercalaban canciones solicitadas por las oyentes. Por ejemplo:

“Para Mari Carmen de su hermana Pili  deseándole feliz día de cumpleaños la interpretación de Cachito” Y ahí iba la canción: Cachito, cachito  cachito mío                                                                                                   pedazo de cielo que Díos me dió                                                                                             bendigo, bendigo                                                                                                                       y al fin te digo                                                                                                                           bendigo la suerte                                                                                                                       de ser tu amor.                                                                                                                         A tu lado yo no sé                                                                                                                    lo que es tristeza                                                                                                                      y a mi las horas                                                                                                                        se me pasan sin sentir……….

A la mamá le gustaba mucho escuchar estas canciones dedicadas y a fuerza de oírselas cantar a ella y de escucharlas en la radio yo me las sabía todas, mejor dicho me las sé, porque algunas aún las canto.

Es verdad que de la mayoría de ellas no entendía el significado. Por ejemplo:                                                                                                     Están clavadas dos cruces                                                                                                     en el Monte del Olvido                                                                                                               por dos amores que han muerto                                                                                               que son el tuyo y el mío.                                                                                                           Ay barrio de Santa Cruz                                                                                                           con su lunita plateada                                                                                                               hoy vuelvo yo a recordar                                                                                                         y me parece mentira.                                                                                                               Que nos quisimos tu y yo                                                                                                         con un amor sin pecado                                                                                                           pero el destino ha querido                                                                                                         que vivamos separados,

Tantas canciones: La Calandría, la Casita de papel. La preferida de la mamá era aquella del marinero, Tatuaje o algo así. A ver si me acuerdo del título.

Yo era muy cantarina, cogía el tono con facilidad. Igual había heredado las cualidades de la yaya que presumía de haber cantado de jovencita en la Coral de Pamplona. Sí que es verdad que ella tenía muy buena voz, pero yo más que cantar la escuchaba darme ordenes de limpieza o reñirme porque me había manchado el vestido con el barro de la Media Luna.

En el Cole disfrutaba cantando las canciones de la Liturgía. Varios de los Capellanes que por allí pasaron, especialmente Don Aurelio Sagaseta, se esforzaron en que cantáramos bien y a voces. Así que ensayábamos en la Capilla acompañadas por el armonio:                                                                                                      Hija de Sión                                                                                                                              Alégrate                                                                                                                                    Porque el Señor esta en tí                                                                                                        como Rey de Paz…….

 

También en el cole una Señorita daba clases de piano. Era “de pago” y las clases se daban en un cuartito pequeño en las horas del mediodía. Yo quería ir a estas clases pero el tema “pago” me lo impedía. El no ir a piano tenía otra consecuencia y es que nunca me cogían para cantar en el coro. Todos los años me presentaba voluntaria. La prueba no creo que fuese como para entrar en el Liceo. Yo cantaba bien pero ¡es increible! Nunca me cogieron. Siempre iban por delante las de piano y otras enchufadas por diversos motivo. Igual era demasiado lujo para una becaria. ¡ Vaya que no eran clasistas aquellas monjas!.

Yo he seguido cantando todo el repertorio, el frívolo y el místico, igual tendiendo la ropa o cocinando o tarareándolas mientras daba un paseo.

De adolescente ya me olvidé de La Calandria y en un pick-up escuchaba mis primeros discos, de Adamo, François Hardy o Aphrodites Child. Las de los Pekenikes, Los Bravos y demás las escuchaba en la radio. Aún vivíamos en la calle Olite y allí hice también mis pinitos con la guitarra y nunca prosperé más allá de rasguear las canciones de la Hardy.

1tocadiscos_philips_1963_1971

Pero tuve dos hermanos, los dos “locos por la música”. Estamos por los años 70 ya vivíamos en un piso más grande en el barrio San Juan. El Pick-up había dado paso a un tocadiscos con  altavoces en el el cuarto de la música y  las estanterías se van llenando con discos de Bob Dylan, Joan Baez, Simon and Gardfunkell, Los Calchakis, Atahualpa Yupanki y muchos, muchos mas. La música sonaba todo el día y aunque la casa era grande la mamá siempre estaba  -¡ Bajad esa música ! . Cuando ya Patxi se unió al grupo de los musiqueros aquello fue la locura.

Simon_and_Garfunkel-Greatest

Yo ya andaba por la Universidad y me colgué de George Moustaki. Todos sus discos los teníamos en casa de Maite Archanco y allí pasábamos los ratos escuchando :  le Mètheque o Ma solitude.

17400783

Ya llegó entonces todo el mundo de los cantautores.Cantábamos “La estaca” de Luis LLach o “Al vent” de Raimon y cómo no a Serrat y a Paco Ibañez. En mi caso esto se unió a la inmersión en la música en euskera y eso ya da para otra entrada del blog en la que hablaré de Mikel Laboa y mi canción favorita. Hegoak ebaki ba nizkion……….

 

Volver a Pamplona

En estos primeros días de Enero paseo felizmente por las calles, jardines y rincones de mi ciudad.

habitacion-corazon-de-pamplona-e72fdcbbfa4506b0f10ada3b29cd5825

La mañana de Año Nuevo, yendo al encuentro de una amiga, enfilo Carlos III extasiada por la sensación de que no es la Maite de 64 años la que pasea sino la de 10 años que saliendo de la calle Olite sube dando saltos Carlos III y dobla en Iturralde Suit ( ahora no sé cómo se llama esta calle) hasta llegar a su colegio el Santo Angel, en la Avda. Galicia.

Me gustaba estudiar, a no ser que tocaran mis huesos: Física o Matemáticas, así que marchaba siempre contenta.

Conforme pasaban los cursos mis intereses en el camino al cole fueron variando. De pisar charcos y buscar buenos mármoles para jugar a la china pasé a interesarme por ¨ la otra acera¨, la de los chicos, por donde subían los de Jesuítas o Maristas, Me gustaban los del equipo de baloncesto que a parte de ser los más altos y guapos eran los que más cucamonas nos hacían a las chicas.

Camino por Carlos II, sí, voy contenta sí, pero donde yo quiero volver es a la calle Olite, a mi casa, al 3º izquierda, a su cocina, sus aromas, a la mamá, a la yaya, a la radio.

Vuelvo a mi casa de la calle Olite por Navidad.

-¿Sabeís una cosa?

-¡Vuestro nieto mayor ha venido a vivir a Pamplona

-¿A la calle Olite?

-¡No! ¡ A la Rochapea!.

índice

Cuando de niños nos asomábamos a la barandilla de la Media Luna, veíamos la Madalena, las huertas, el Arga. Ahora todo está urbanizado: viviendas, paseos, jardines, toda Pamplona comunicada.

Ahora miras desde el balcón y ves las murallas, la torre de San Saturnino y te dices:

-Qué bien que estoy de nuevo aquí, en mi casa, en mi ciudad.

-Os digo que la vida sigue adelante y vamos dejando huella. Ellos están aquí.

Sigue leyendo