Un mundo para Denisa.


 

PINTO PINTO GORGORITO

IMG-20170110-WA0006

Oye Denisa, qué suertuda eres, has nacido en un mundo en el que se ha avanzado mucho en el cuidado de los bebés.

Te explico. Ya no van a apretar tu tripita con engorrosas e incómodas fajas.

Tampoco te van a poner los abominables supositorios.

Para tu estreñimiento tienen remedios que no pasan por hurgar tu culito con una cerilla untada en aceite. ¡Madre mía qué cosas !

No adornarán tus prácticos bodys y pijamas ( las chaquetitas casi no se usan) los incómodos, latosos y peligrosos lazos, rosas, por supuesto.

No te dejarán horas en la soledad de la cuna sino que unos y otros brazos te arrullaran y darán calor. Sentirás nuestro corazón junto al tuyo.

A mediados del siglo pasado se aplicaba a los bebés un régimen digamos que militar, tan en boga entonces, lo militar, digo.

_ ¡ No la cojas que se acostumbrará !

_ ¡ No le des que no han pasado tres horas !

_ ¡ Déjala llorar que ya se cansará

Tú qué eres tan lista sabes que como mejor estás es con la tripita llena y en brazos de quiénes te quieren.

Tú Denisa te beneficias de relajantes baños en una bañerita preparada ” Ad hoc “. En aquellos años bañar al bebé se convertía en una ardua tarea: llenar con bien de agua un puchero grande, calentar, volcar el agua, con suerte en un barreño de cine y si no directamente en la fregadera. Resultaba tan engorroso que al final en vez del baño optaban por refrotar al bebé con una esponja.

Por eso me llamó tanto la atención que tu primer baño en el Clínico fuera en una fregadera, eso sí, de acero inoxidable. Claro.que las expertas manos que te manejaban y refrotaban no eran las de una mamá primeriza temerosa de que el bebé se resbale.

Sí, Denisa,  te refrotaban  y te ponían debajo del grifo y quedaste ¡ tan guapa !

Qué decirte , Denisa,  de las enfermedades que se van a alejar de ti porque tú llevas bien puestas tus vacunas. En mi infancia la enfermedad más temible era la poliomielitis. Niños de mi edad la sufrieron y quedaban con alguna parálisis. Cuando yo tenía 5 o 6 años llegó la vacuna y los papás la compraban para que nos la pusiera el practicante porque Sanidad no la facilitaba.

Con las vacunas no te aseguramos la inmortalidad, Denisa, sino que queden lejos de ti las enfermedades que durante siglos elevaban los índices de mortalidad infantil.

Tú, Denisa, te estarás diciendo

– Qué pesada se pone esta señora que me habla de vacunas, muerte y siglos cuando yo aún no tengo ni dos meses.

Pues sí. Pero esta señora, antes y ahora mantiene algo que deleita a los bebés de todos los tiempos: el canto, las canciones.

Denisa yo te voy a cantar mucho, todo mi repertorio de canciones infantiles. Canté a tú mamá y a mis niños, ahora te toca a ti.

Empezaremos con “Pinto Pinto Gorgorito” y acabaremos con “Que llueva, que llueva “. y tú reirás feliz y te tirarás al suelo con ” Sentadita me quedé ”

Duerme Denisa que te voy a cantar el ” Loa loa txuntxurun…….

Dulces sueños mi niña



IMG-20170107-WA0010

 

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *