Maite y la Música

RADIO TELEFUNKEN

En la calle Olite también se produjeron mis primeros contactos con el mundo de la música. Allí, en la cocina “reinaba” la Telefunken y era habitual que a lo largo del día se sucedieran los programas de “”Canciones dedicadas”. Es decir, entre la publicidad de Okal es un producto sin igual o la de Cola Cao desayuno y merienda, intercalaban canciones solicitadas por las oyentes. Por ejemplo:

“Para Mari Carmen de su hermana Pili  deseándole feliz día de cumpleaños la interpretación de Cachito” Y ahí iba la canción: Cachito, cachito  cachito mío                                                                                                   pedazo de cielo que Díos me dió                                                                                             bendigo, bendigo                                                                                                                       y al fin te digo                                                                                                                           bendigo la suerte                                                                                                                       de ser tu amor.                                                                                                                         A tu lado yo no sé                                                                                                                    lo que es tristeza                                                                                                                      y a mi las horas                                                                                                                        se me pasan sin sentir……….

A la mamá le gustaba mucho escuchar estas canciones dedicadas y a fuerza de oírselas cantar a ella y de escucharlas en la radio yo me las sabía todas, mejor dicho me las sé, porque algunas aún las canto.

Es verdad que de la mayoría de ellas no entendía el significado. Por ejemplo:                                                                                                     Están clavadas dos cruces                                                                                                     en el Monte del Olvido                                                                                                               por dos amores que han muerto                                                                                               que son el tuyo y el mío.                                                                                                           Ay barrio de Santa Cruz                                                                                                           con su lunita plateada                                                                                                               hoy vuelvo yo a recordar                                                                                                         y me parece mentira.                                                                                                               Que nos quisimos tu y yo                                                                                                         con un amor sin pecado                                                                                                           pero el destino ha querido                                                                                                         que vivamos separados,

Tantas canciones: La Calandría, la Casita de papel. La preferida de la mamá era aquella del marinero, Tatuaje o algo así. A ver si me acuerdo del título.

Yo era muy cantarina, cogía el tono con facilidad. Igual había heredado las cualidades de la yaya que presumía de haber cantado de jovencita en la Coral de Pamplona. Sí que es verdad que ella tenía muy buena voz, pero yo más que cantar la escuchaba darme ordenes de limpieza o reñirme porque me había manchado el vestido con el barro de la Media Luna.

En el Cole disfrutaba cantando las canciones de la Liturgía. Varios de los Capellanes que por allí pasaron, especialmente Don Aurelio Sagaseta, se esforzaron en que cantáramos bien y a voces. Así que ensayábamos en la Capilla acompañadas por el armonio:                                                                                                      Hija de Sión                                                                                                                              Alégrate                                                                                                                                    Porque el Señor esta en tí                                                                                                        como Rey de Paz…….

 

También en el cole una Señorita daba clases de piano. Era “de pago” y las clases se daban en un cuartito pequeño en las horas del mediodía. Yo quería ir a estas clases pero el tema “pago” me lo impedía. El no ir a piano tenía otra consecuencia y es que nunca me cogían para cantar en el coro. Todos los años me presentaba voluntaria. La prueba no creo que fuese como para entrar en el Liceo. Yo cantaba bien pero ¡es increible! Nunca me cogieron. Siempre iban por delante las de piano y otras enchufadas por diversos motivo. Igual era demasiado lujo para una becaria. ¡ Vaya que no eran clasistas aquellas monjas!.

Yo he seguido cantando todo el repertorio, el frívolo y el místico, igual tendiendo la ropa o cocinando o tarareándolas mientras daba un paseo.

De adolescente ya me olvidé de La Calandria y en un pick-up escuchaba mis primeros discos, de Adamo, François Hardy o Aphrodites Child. Las de los Pekenikes, Los Bravos y demás las escuchaba en la radio. Aún vivíamos en la calle Olite y allí hice también mis pinitos con la guitarra y nunca prosperé más allá de rasguear las canciones de la Hardy.

1tocadiscos_philips_1963_1971

Pero tuve dos hermanos, los dos “locos por la música”. Estamos por los años 70 ya vivíamos en un piso más grande en el barrio San Juan. El Pick-up había dado paso a un tocadiscos con  altavoces en el el cuarto de la música y  las estanterías se van llenando con discos de Bob Dylan, Joan Baez, Simon and Gardfunkell, Los Calchakis, Atahualpa Yupanki y muchos, muchos mas. La música sonaba todo el día y aunque la casa era grande la mamá siempre estaba  -¡ Bajad esa música ! . Cuando ya Patxi se unió al grupo de los musiqueros aquello fue la locura.

Simon_and_Garfunkel-Greatest

Yo ya andaba por la Universidad y me colgué de George Moustaki. Todos sus discos los teníamos en casa de Maite Archanco y allí pasábamos los ratos escuchando :  le Mètheque o Ma solitude.

17400783

Ya llegó entonces todo el mundo de los cantautores.Cantábamos “La estaca” de Luis LLach o “Al vent” de Raimon y cómo no a Serrat y a Paco Ibañez. En mi caso esto se unió a la inmersión en la música en euskera y eso ya da para otra entrada del blog en la que hablaré de Mikel Laboa y mi canción favorita. Hegoak ebaki ba nizkion……….

 

Volver a Pamplona

En estos primeros días de Enero paseo felizmente por las calles, jardines y rincones de mi ciudad.

habitacion-corazon-de-pamplona-e72fdcbbfa4506b0f10ada3b29cd5825

La mañana de Año Nuevo, yendo al encuentro de una amiga, enfilo Carlos III extasiada por la sensación de que no es la Maite de 64 años la que pasea sino la de 10 años que saliendo de la calle Olite sube dando saltos Carlos III y dobla en Iturralde Suit ( ahora no sé cómo se llama esta calle) hasta llegar a su colegio el Santo Angel, en la Avda. Galicia.

Me gustaba estudiar, a no ser que tocaran mis huesos: Física o Matemáticas, así que marchaba siempre contenta.

Conforme pasaban los cursos mis intereses en el camino al cole fueron variando. De pisar charcos y buscar buenos mármoles para jugar a la china pasé a interesarme por ¨ la otra acera¨, la de los chicos, por donde subían los de Jesuítas o Maristas, Me gustaban los del equipo de baloncesto que a parte de ser los más altos y guapos eran los que más cucamonas nos hacían a las chicas.

Camino por Carlos II, sí, voy contenta sí, pero donde yo quiero volver es a la calle Olite, a mi casa, al 3º izquierda, a su cocina, sus aromas, a la mamá, a la yaya, a la radio.

Vuelvo a mi casa de la calle Olite por Navidad.

-¿Sabeís una cosa?

-¡Vuestro nieto mayor ha venido a vivir a Pamplona

-¿A la calle Olite?

-¡No! ¡ A la Rochapea!.

índice

Cuando de niños nos asomábamos a la barandilla de la Media Luna, veíamos la Madalena, las huertas, el Arga. Ahora todo está urbanizado: viviendas, paseos, jardines, toda Pamplona comunicada.

Ahora miras desde el balcón y ves las murallas, la torre de San Saturnino y te dices:

-Qué bien que estoy de nuevo aquí, en mi casa, en mi ciudad.

-Os digo que la vida sigue adelante y vamos dejando huella. Ellos están aquí.

Sigue leyendo

¡Al río!

Con cariño para Maite Martín.

En estos días de tórrido calor en que el baño mañanero en la Zurriola es lo más refrescante que puedo encontrar recuerdo aquellos calurosos meses de verano en Pamplona en los que para darnos un chapuzón íbamos ¡Al río!.

En Pamplona aún no había llegado el boom de las Ciudades Deportivas como Amaya, Anaitasuna o el Club Natación. Las únicas piscinas conocidas eran las del Tenis, detrás de los Caídos y por lo menos en aquellos años eran para la élite. El Oberena creo recordar que en aquellos años sólo eran para chicos.

Nada sabíamos de pagar un abono, ni de ir a piscinas desinfectadas con su cloro y con sus higiénicas duchas. Tampoco eramos muy duchos en moda para baño.Las niñas lucíamos unos trajes de baño de tela fruncidos con gomitas que no se secaban nunca y los niños unos Meyba igualitos que los de sus papás.

En Pamplona ir al río era ir a Arre o a Oricaín, por supuesto en la Villavesa porque el coche aún no había llegado tampoco a nuestras vidas. Esta salida la solíamos hacer los domingos e ibamos con el papá, la mamá se quedaba preparando la comida.

Pertrechados con el traje de baño y unas sandalias de goma para no resbalarnos en el verdín de las piedras del río nos dábamos el chapuzón en las fresquitas aguas del Arga.

Nos agarrábamos con fuerza a un flotador enorme y negro que era en realidad una cámara de alguna rueda de camión. El papá, buen nadador, lo mismo nos protegía que nos hacía aguadillas. En el agua siempre fue muy juguetón.

Almorzábamos pan con lo que fuera y fruta.Nada de helados ni de patatas fritas y todas esas zarandajas.

En los momentos más tranquilos buscábamos en la orilla cabezones que guardábamos en un bote, no recuerdo ahora con qué intenciones.

Ni duchas, ni sombrillas, éstas tampoco hacían falta porque la sombra de los árboles y el mecer de sus ramas nos procuraba frescura y como no conocíamos la loca fiebre de torrarnos al sol para ponernos morenos no pillábamos ninguna sofoquina.

Protectores solares? Factor 30? Factor 50? La única crema que conocíamos era la Nivea de la caja de lata azul que yo creo nos la aplicábamos cuando ya en los hombros en torno a los tirantes nos habíamos puesto coloraditos.

Ir al río era una fiesta y me ha procurado un gran placer recordarlo. Recordar a Iñaki y a Patxi y al papá que no puede recordar.

Como no tengo fotos del río pongo éstas que ilustran el gran acontecimiento de venir a San Sebastián y bañarse en la Concha. En aquel entonces.

PATXI 5 AÑOS LA CONCHA DONOSTI

Fotos Familia-Ajuar Portatil 005

 

 

 

Niñas con velo. Lo que dió de sí “el recato”

 

De niñas nos enseñaron “modales” por medio de una asignatura llamada Urbanidad que se completaba con la Formación del Espíritu Nacional. Las encargadas de impartir estas clases eran “Señoras de La Falange”

Nos enseñaban unos modales que cumplíamos de mala gana, como el de levantarse cuando entrara cualquier profesor en clase y cosas por el estilo.

Pero lo que realmente ocupaba a las monjas y sacerdotes que nos adoctrinaban en Religión y Catecismo era enseñarnos “el recato”.

Ir a la Iglesia siempre bien cubiertas, con manga larga y si era verano con media manga o corta (la mamá me hacía los vestidos con mangas de farol para que yo no protestase). De ninguna manera un vestido de tirantes, eso era casi pecado mortal. Los pantalones no es que los prohibiesen, no hacía falta porque aún no los habíamos visto.

La cabeza cubierta con el velo. ¡Ay la que se olvidase del velo!

El velo de tul negro, rectangular, lo sujetábamos a la cabeza con un alfiler. También los había redondos y entonces los llamábamos mantillas.

100_2658

Velo en la Capilla del Colegio, velo en la Parroquia de San Francisco los Domingos. Luego contábamos con el velo blanco, largo, almidonado y sujeto al cuello con unas cintas. Ponérselo era obligado  los días de gran fiesta como el día del Santo Ángel, la Ascensión o la Inmaculada. También lo usábamos en el mes de Mayo, el mes de las flores y de la Virgen,en que por las mañanas antes de entrar en clase rezábamos recorriendo el patio el Rosario de La Aurora.

uniforme_maribel_58-592curso_soresperanzafdezUNI27

Ya sé que todo esto sólo la que lo vivió lo puede comprender. Eran normas de obligado cumplimiento.

Dejamos el colegio para hacer Preu en el Instituto y allá se quedaron abandonados todos los velos y para cuando llegamos a la Universidad de Navarra (Opus) nos negábamos a asistir a la asignatura de Teología que imponían como obligatoria.

Ya no hubo más velos porque no hubo más Misas.

¿Cómo de aquellas recatadas niñas han brotado estas jóvenes que ahora se cubren con largas faldas y túnicas indias? No, no es por recato sino porque son hippies.

Ahora para meditar ya sobran los bancos de la iglesia, sobran ya hasta los del parque porque lo que nos gusta es sentarnos, sin recato, sobre el césped del Campus y ahí leer o tricotar o simplemente observar.

Ya  hacemos todo lo que las mujeres se supone que no debemos hacer: fumamos, rubio o negro, ya da igual; leemos a Wilhelm Reich y su “Revolución sexual”; llevamos pantalones si nos da la gana y hablamos mucho del “amor libre” aunque estamos bien lejos de ponerlo en práctica.

Nuestras canciones son las de Bob Dylan, Joan Baez, Simon y Garfunkel o Paco Ibañez, está en auge la música suramericana y escuchamos a los Calchakis y también a Georges Moustaki.

tumblr_myuvcc1Snf1s5f3z1o1_1280

Nos interesan otras religiones sobre todo las que allá en Oriente, preferentemente en la India, postulan  la paz,el contacto con la naturaleza, el panteismo, la meditación, el yoga…

¡Ah! Definitivamente nos gustan los chicos.

Ya no cantamos con voz templada “El Aleluya” sino “el Gracias a la vida” de Joan Baez.

Hay guerra en Vietnam, en el Sinaí pero nosotras queremos la paz

 

hippies

 

Pizarra y pizarrín

 

clip_image0011

Hace unos días en una comida familiar y ante la dentera que nos daba el uso inadecuado de unos cubiertos empecé yo a recordar. ¡Cómo no!

Les explicaba a los jóvenes que lo que daba realmente una dentera horrible era el uso del pizarrín. Todos me miran. ¿Eso qué era?

Pues sí, pizarra y pizarrín. Cuando empezábamos al colegio, que no era tan pronto como ahora sino en torno a las 5 años, no nos mandaban con mochila tuneada de lindos colores y repleta de pinturas, estuche y cuadernos varios. No. A la escuela se iba con pizarra y pizarrín. Andamos por el año 1956, ahí es nada.

La pizarra era eso, una pequeña pizarra enmarcada en madera y con una argollita en el lateral de la que colgaba el borrador.

Para escribir sobre ella, el pizarrín, que podía ser duro (éste es el que daba una dentera de cuidado) o el más blandito que llamábamos ” de manteca”. Estos pizarrines se vendían en las librerías. Yo muchas mañanas antes de ir al cole tenía que pasar por la de la Avda. de Franco, hoy Baja Navarra, a comprar pizarrín porque se me rompía, lo perdía.

pizarrin manteca

Con pizarra y pizarrín a escribir palotes, letras y números y a borrar con el borradorcito o con saliva y un trapo que también era un gran método.

No recuerdo bien cuántos cursos estábamos con el pizarrín, un año por lo menos y luego ya pasábamos al cuaderno de dos rayas en las que debíamos encajar las letras y el de Caligrafía que era la mayor de las torturas.

Así que por la mañana guardabas en la cartera la pizarra, el pizarrín, los correspondientes juegos del momento: los cromos, la cuerda o las tabas y el almuerzo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquella cartera marrón o negra, sin concesiones al color guardaba en su interior un olor inconfundible que reconocería entre mil.

cabas

 

Con tan humilde equipo salías hacía el colegio pisando contenta los charcos y sin mojarte los pies porque calzabas unos sufridos zapatos Gorila.

El pizarrín era rudimentario y qué decir de aquel cuarteado y mortecino mapa de la Península en el que las Cordilleras se llamban Carpetana y Oretana, las regiones Castilla la Vieja y Castilla la Nueva. Creo que a día de hoy lo único que no ha cambiado de aquel mapa son los nombres de los ríos.

spain_portugal_peninsular_war

 

Claro que tampoco nadie sabe lo que es un pizarrín a no ser que ante esta palabra se pongan ojos pícaros y se piense en otra “cosita”: “el pizarrín”

 

Fenómeno ” Fan “

 

fernando_aragon

En mi infancia nunca fui “fan” de nadie, ni de Marisol, ni Rocío Durcal, ni de Raphael que eran los ídolos de aquellos tiempos.

Sólo cuando empecé a ir al cine en serio me fui enamorando de Omar Shariff en Dr. Zivago, de Paul Newman cuya trayectoria he seguido sin perderme una de sus películas y cómo no de Steve Mc Queen.

Ahora, a mis 63 años, me encuentro con que, como si fuera una adolescente, me he hecho “fan ” de un actor que encandila mis sueños. Paula y mis hijos ríen al descubrir esta nueva faceta mía.

Todo ha venido a raíz de incorporar unos cascos a mi portátil y permitirme el lujazo de ver en TVE a la carta la serie completa de “Isabel”.

30702_michelle-jenner-rodolfo-sancho-serie-isabel

Claro que históricamente me ha interesado y ya me he leído varias biografías de Isabel, la mejor la de Tarsicio Azcona que me la compré en La Casa del Libro, cuando estuve en febrero en Barcelona.

En honor a la verdad lo que más me encandila de esta serie son las lisonjas que se dedican los protagonistas y aún sabiendo que no es cierto no me canso de ver una y otra vez  la escena en que se conocen o las ternuras que Fernando dedica a Isabel e incluso la ira de Fernando cuando dice “Soy un hombre”

Mientras tanto el mismo actor ha protagonizado una serie que me ha gustado muchísimo: El Ministerio del Tiempo y ahí ando yo en las redes siguiendo a este hombre de tierna mirada y acariciantes palabras: Rodolfo Sancho.

1425308887_134382_1425309165_noticia_normal

Porque esta es la cuestión, me he hecho “fan” de Rodolfo Sancho.

¡ A la vejez viruelas !

 

Radio y Televisión

 

índice

En la calle Olite no había televisión sino una enorme radio Telefunken en la que escuchábamos desde las canciones dedicadas o los seriales, hasta los programas de entretenimiento como “Matilde Perico y Periquín” y cómo no lo que llamábamos “el parte” cuyo nombre, heredado de los partes de guerra, y su musiquilla característica daba entrada a las noticias.

Radio. Matilde, Perico y Periquín

Todos los niños de aquella época recordamos los nombres de París, Londres, Berlín y de otras grandes ciudades inscritos sobre el cristal de la radio pero en mi casa por más vueltas que diéramos a la ruedecita no llegábamos más que a sintonizar Radio Requeté ( estábamos en Pamplona) , Radio Nacional, o Radio Popular.

Cuando por un empacho o unas anginas no iba al cole, escuchaba desde la cama por la mañana “las canciones dedicadas” que a la mamá le encantaban y las tarareaba contenta mientras trajinaba en la cocina. Así yo también me aprendí : Amapola, Por el camino verde, Están clavadas dos cruces y un largo etcetera.

Aún hoy en día me sé de cabo a rabo la letra y melodía de todas aquellas canciones.

A las tardes emitían cuentos infantiles, algunos inolvidables como Garbancito o el Gato con Botas. Una delicia de escuchar. No hace muchos años en su programa “Clásicos Populares” Fernando Argenta en los días navideños se daba el gustazo de emitir estos cuentos y a mí casi se me caían las lágrimas al volverlos a escuchar 50 años después.

Ya adolescente y cuando ayudaba a la mamá en “el cuarto pequeño” mientras cosía escuchábamos la radio, ya transistor. Ella seguía el denostado programa de los consejos de Elena Francis o las radionovelas como “Ama Rosa”. Sin comentarios. Toda la ideología del nacionalcatolicismo allí metida. Yo entonces con 15 o 16 años ya las cazaba al vuelo y le decía a la mamá que de aquello “ná de ná”, todo basura.

Cuando empezó a llegar la televisión a Pamplona nosotros tardamos en comprarla e Iñaki y yo resolvíamos esta carencia yendo los sábados y domingos al chalet de los Turrillas donde veíamos nuestra serie favorita: Rin Tin Tin.

rim-tim-tim-1

La tele era en blanco y negro, sólo emitía por la tarde-noche, una única cadena y lo que con más frecuencia aparecía en pantalla era la odiada “carta de ajuste”.

A la calle Olite la televisión llegó creo que en los 60 cuando yo ya tenía nueve años. Se entronizó en el comedor y ya comenzó el tema de hasta qué hora podían quedarse los niños viendo la tele.

El programa infantil de entonces era “Las marionetas de Herta Frankel y su perrita Marilin”. A mí no me gustaba nada este programa y lo que prefería eran las series como Bonanza, el Virginiano, Perry Mason, El Fugitivo

Con los años llegaron “El superagente 86” con el que te reías un rato y “Belfegor el fantasma del Louvre” serie de miedo que nos tenía a todas aterrorizadas. También llegaron los odiosos dos rombos que indicaban que el programa era para mayores de 18 años y entonces sin solución a la cama.

Pero la televisión no desalojó a la radio siempre omnipresente en aquella casa aunque con los años ya desapareció la Telefunken y llegó la radio transistor.

Yo he seguido fiel a la radio. Radio Clásica para escuchar a Paula. La SER como el soniquete de mi vida.

Cuando viajo me llevo un transistor carraca como los que usaba la tía Feli y a la noche, alé, hasta dormir a escuchar “El larguero” y “Hablar por hablar”.

Y canto, canto ” por el camino verde, camino verde que va a la ermita…..” y me acuerdo de la mamá, tanto como me estoy acordando de ella ahora al escribir estas lineas y evocar aquellas tardes de complicidad en “el cuarto pequeño”.

Fotos Familia-Ajuar Portatil 009

 

 

Hacer punto/ Tricotar

 

trucos_para_tejer_con_lana-ok

Desde que en los albores de setiembre se anuncia el otoño fluye por mi sangre el deseo de tricotar.

Pienso posibles modelos, veo lanas, cada día más bonitas, hasta que por fin me decido, compro los ovillos y manos a la obra.

Nunca tricoto para mí sino para mis familiares o amigos que con paciencia ven mis diseños, se dejan tomar medidas y ante la obra terminada sonrien agradecidos, sea cual sea el resultado de mi trabajo. Puede que el jersey quede corto o las mangas muy largas. Vamos que en esto tampoco soy perfecta.

Hacer punto es algo que también está escondido en los rincones de mi infancia.

Ahora recuerdo.

Se hacía punto entonces no por hobby, como hago yo ahora, sino por necesidad.

La yaya hacía mucho punto pero no se pasaba como yo las tardes eligiendo lanas a cada cual más cara y bonita en la Casa de las Labores. Ella reciclaba.

Por ejemplo un jersey del papa que éste ya no usaba ella lo deshacía. Para este menester me necesitaba. Según lo iba soltando, en la cocina por supuesto, me colocaba a mí de pie con los brazos abiertos e iba colocando alrededor de ellos la lana que así formaba la madeja. Luego de esta madeja comenzaba a hacer los ovillos. Yo no me cansaba, al contrario, disfrutaba y observaba atentamente los distintos pasos del proceso.

Una vez obtenidos los ovillos comenzaba ya a tricotar un jersey para Iñaki o Patxi y la yaya sabía hacerlo sin estar como yo ahora consultando en la revista cuántos puntos de aumento o cuántos de mengua.

Claro, el resultado era un jersey abrigado, eso sí, nunca tan caprichoso como los que yo hago ahora, que son bonitos más que por mi buen hacer por la calidad y colorido de las lanas actuales.

Yo enseguida quise practicar y la yaya con paciencia y lanas viejas me inició en el manejo de las agujas. No era fácil para una niña, pero lo logré  y así empecé a hacer bufandas de punto bobo para las muñecas y cosas así.

A mí en realidad la fiebre “tricotadora” no me apareció hasta la Universidad, en mis tiempos “hippilondios”. Bajaba a la Uni con mi gran capazo lleno de libros y junto a ellos el ovillo de lana y las agujas o el ganchillo. Lo primero que me hice fue un chal negro, que entonces se llevaban mucho, cuando vestíamos con blusones y largas faldas indias.

Allá acomodadas en el campus de la opusiana Universidad de Navarra, allí estábamos nosotras, las Maites y Loli tricotando nuestros chales,

Otras hacían  “labores” al parecer más eficaces como ligar con “los ricos” estudiantes árabes o suraméricanos de Artes Liberales.

En mi último curso de Universidad nació Paula y su llegada sí que estimuló mis ganas de tejer y encima me aparecieron las de coser.

unnamed

Con Paula estuve muy laboriosa, ya no eran sólo chaquetas, gorros y demás sino que también le cosía vestidos con nido de abeja. Recuerdo especialmente un vestido de cuadros verdes con nido de abeja rojo que quedo precioso y yo con la misma tela me hice otro igual. Bueno, de coser escribiré otro día.

PATXI 109 AÑOS ESCORIAL

Luego pasé a Iñaki y Patxi a quienes confeccioné unos jerseys marrones con greca en el pecho muy bonitos.Para mí, excepto aquel chal nunca hice nada porque como soy tan calurosa la lana me ahoga.

Bueno sí, ya en San Sebastián me hice una chaqueta con toda una greca de jacquard que era una obra de arte.

Con la llegada de mis niños ya me solté la melena. Nada más saber de mi primer embarazo me puse a tricotar una mantita multicolor a punto de arroz . Quedó muy bonita aunque como en el embarazo estaba tan pánfila casi nace Pablo y yo con la mantita sin acabar.

Cuando Pablo tenía unos dos años le hice un jersey muy gracioso con un cocodrilo verde enorme. También le hice un conjunto de jersey y gorro en azul y blanco. Todos los modelos los heredó Dani y algunos los guardo, por si tengo nietos.

Me pregunto yo ahora cómo sacaba tiempo para atender dos niños, el trabajo, la casa y encima andar contando puntos en una labor que exigía bastante atención. Pues sí, podía. Descubría que la cabeza se me relajaba y mientras contaba puntos no recontaba otros problemas.

Ahora ya jubilada vuelvo a tricotar. No hay quién se libre de mis creaciones, desde Aitana a Dani o Paula. Disfruto eligiendo el modelo, escogiendo las lanas y luego mientras escucho la radio o veo la tele, que me interesa tan poco, vuelta a vuelta a la labor y mi cabeza vuela con pensamientos positivos y cuando tricoto no fumo.

Ay madre mía cuánto voy a tener que tricotar si quiero dejar de fumar.

 

Aquellas canciones de la infancia

Uno de los primeros juegos que aprendías en el cole o en el parque con otras niñas era “jugar al corro”. Formábamos un círculo agarraditas de la mano cantando canciones que hasta el día de hoy están grabadas indeleblemente en mi memoria y que a lo largo de mi vida, cuando he tenido niños junto a mí, se las he cantado para jugar o para arrullarlos. La primera que aprendíamos cuando aún eramos tiernos infantes era: Al corroncho la patata

Al corroncho la patata
comeremos ensalada
como comen los señores
naranjitas y limones
alupe alupe
sentadita me quedé (aquí nos tirábamos al suelo )

images

Cuando ya eramos un poco mayorcitas, sobre los 7 años que era cuando hacíamos la Primera Comunión y se suponía que era la edad del “uso de razón” nosotras seguíamos en los recreos en el patio “Jugando al corro” y cantando una canción inolvidable: El patio de mi casa

El patio de mi casa
no es particular
cuando llueve se moja
como los demás

agachate y vuelvete a agachar
que los agachaditos no saben bailar
h y j k m ñ l a que si tu no me quieres
otro amante me querrá

chocolate
molinillo
corre corre
que te pillo
correrás correrás
pero no me pillarás

Y seguía

Desde pequeñita me quedé
algo resentida de este pie
y aunque al andar yo soy una cojita
disimular que soy una cojita
disimular lo disimulo bien
con la punta de este pie.

 

Canciones para saltar a la cuerda

Al cocherito lere
me dijo anoche lere
que si quería lere
montar en coche lere

y yo le dije lere
con gran salero lere
no quiero coche lere
que me mareo lere.

 Foto_05_LaComba_01_WEB

 

 

 

 

 

Canciones para cuando llovía

Que llueva que llueva
la Virgen de la Cueva
los pajaritos cantan
las nubes se levantan
que sí que no
que caiga un chaparrón
con azúcar y turrón
que se caigan los cristales
de la estación.

 

Luego estaban todas las canciones personalizadas en las que introducías el nombre de la niña protagonista. Por ejemplo:

La señorita Paula como es tan formal
lleva los gatos a Misa
los perros a confesar
que lo baile
que lo baile
que salga usted
que la quiero ver bailar
saltar y brincar
dar vueltas al aire
por lo bien que lo baila
la Pauli, sola en el baile.

( esta canción sólo se la oí cantar a la mamá)

Fotos Familia-Ajuar Portatil 020

 

Otra que daba mucho juego era la de “Dónde están las llaves matarile rile rile” en la parte que decía:         

Quién irá a buscarlas matarile rile rile
quién irá a buscarlas matarile rile ron
irá Pablo a buscarlas matarile rile rile
irá Pablo a buscarlas matarile rile ron. Chis pon.          

Y qué oficio le pondremos matarile rile rile
y qué oficio le pondremos matarile rile ron.
le pondremos bombero matarile rile rile
le pondremos bombero matarile rile ron, Chis pon

Ese oficio sí le gusta matarile rile rile……

Y así sucesivamente hasta encontrar el oficio que al susodicho  niño le gustaba.

 

Estas canciones yo ya no las cantaba en el patio,  sino a mis niños para lograr que se durmieran la siesta, que nunca se la dormían o para entretenerles cuando se aburrían en los viajes. Hablo de tiempos en que los niños y los mayores perdíamos el tiempo cantando por ejemplo : “Ahora que vamos despacio vamos a contar mentiras” “por el mar corre la nieve, por el monte las sardinas”…..

Y es que entonces ni los niños viajaban con tablet, ni el coche tenía pantalla de televisión, ni para echarnos la siesta contábamos con un salón amueblado con confortables sillones desde los que ver tumbados cientos de posibles cadenas de dibujos animados, ¡en color!, ni tampoco los padres estábamos entretenidos enviando washapes.

Así que como todo era tan aburrido cantábamos a voz en grito en el patio del cole o en la Media Luna y muy quedito bajo el embozo de las sábanas, a ver si con suerte el niño se dormía.  

Fotos Familia-Ajuar Portatil 015

Y de aquellos cantos estos sones

Febrerillo loco. San Valentín

 

SAN VALENTÍN

1199927947_f

 

Qué humilde era nuestra celebración del Día de los Enamorados por San Valentín.

Yo recuerdo que la primera y última vez que lo celebré fue el año que cursé Preu en el Instituto Príncipe de Viana.

Ya me había librado del maldito uniforme y vestía “de color”. En el Instituto, todo eran novedades, las compañeras, los profesores, las aulas. Ese año tuvimos la suerte que las de Preu ocupamos como aula la Biblioteca que era una chulada, toda de madera y con escaleras para acceder a los libros más altos.

El día de San Valentín las chicas estábamos alborotadas porque por los alrededores del Instituto, en la Plaza la Cruz, se congregaban grupos de tunos cantando su consabido repertorio.

Para este día nosotras  previamente nos habíamos comprado en la mercería cintas de colores semejantes a las que colgaban de las capas de los tunos.

El objetivo era que ellos firmaran nuestras cintas y que nosotras osásemos firmar en la cinta de algún tuno, de preferencia guapo o simpático.

DSC04514

Después nos juntamos, no recuerdo muy bien dónde, eso sí cerca de la Plaza de la Cruz, en un guateque, 1º de mi vida en el que estuve bastante tímida y parada.

Ya no hubo más celebraciones de San Valentín.

Para cuando entramos en la Universidad encontrábamos a los tunos “demodés” y pasábamos de sus actuaciones.

Como universitarias nos gustaban más los chicos de Derecho o Arquitectura que tenían otros encantos y no necesitaban ni capa, ni cintas, ni bandurrias y guitarra.

Ya nunca jamás he celebrado San Valentín, fiesta que en la actualidad tanto consumo incita.